Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Páginas

Publicado por Verónica González M.

Está chica se merece una ola. Tiene 27 años y se llama Anna Muzychuk. Esta gran maestra de Ajedrez, oriunda de Lviv declinó asistir ayer al Campeonato Mundial de Ajedrez Rápido y Relampágo Rey Salman, en Riad, Arabia Saudí, porque no estaba dispuesta a usar la “abaya” todo el tiempo mientras dure la competencia.

Ya toleró usar el hiyab (velo islámico) en Irán, en febrero pasado y ha dicho esta vez que todo tiene un límite y que no va a permitir sentirse “una criatura de segunda” al ir con un código de vestimenta, llevar la abaya esta vez e ir acompañada todo el día por ser “mujer”. No estamos hablando de una simple competidora. Estamos hablando de la doble campeona mundial en Ajedrez Rápido y Ajedrez Blitz y con mucho dolor prefiere perder los títulos ganados hace exactamente un año y ser coherente con sus principios. La acompaña en su postura su hermana Mariya, también jugadora de ajedrez y la que tampoco asistió. Este par se merece una ola, defienden su libertad, no permiten que nadie les coarten su libertad de expresión, así tengan que sacrificar lo que más aman, jugar ajedrez. Chicas valientes. 


Por otra parte, Arabia Saudi, les denegó el visado a 7 ajedrecistas de Israel (cinco hombres y dos mujeres) que asistirían a la cita. Hasta cuando la política oscurece y perjudica el deporte de manera tan descarada. Si no hay concordia, entonces cambien esas polémicas sedes. Irónico el lema del torneo "Rey Salman de la Paz y la Amistad" y no permiten la participación de todos los jugadores. Inverosímil, Patético y Retrógado.

⬇️
Anna explica en su estado de facebook su sentir

Fotos de la cuenta de Facebook de Anna Muzychuk

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Sonia 12/27/2017 12:56

Són aquests "petits-grans" gestos els que permeten, mica en mica, canviar el món. No únicament s'ha de ser coherent amb els principis, pensaments i actes, sinó que també s'ha de tenir valentia.per portar-ho a terme.