Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Páginas

Publicado por Lorenzo Corchuelo

castañas asadas

castañas asadas

A lo largo del año hay una serie de fiestas que, a su manera y con las particularidades de cada lugar, se celebran en todo el mundo. Podríamos hablar de la Navidad y el Año Nuevo, con sus celebraciones en familia y luces de rojo y verde, o de la Pascua y sus conejos y pasos de Semana Santa. Pero mientras estas suelen conllevar un ambiente alegre, hay una celebración destaca por su tono sombrío y la importancia que se le concede a la muerte y al mundo de la noche. Naturalmente, estamos hablando de Halloween, la fiesta de los muertos. 

Aunque la versión mas extendida y popular es la anglosajona, con sus disfraces, trucos o tratos, calabazas y demás, lo cierto es que son muchos los países que cuentan con su propia versión de Halloween y estas resultan dispares entre ellas. 

En Europa, la fiesta es una evolución del antiguo festival pagano de Samhain, que los pueblos celtas celebraban para marcar el final de su año y el comienzo del invierno después de la época de la cosecha. Se creía que, durante esa noche, el mundo de los espíritus conectaba cn el de los vivos incrementando el poder de las druidas y haciendo que las ánimas vagasen por la tierra durante una noche. En esta fiesta encontramos costumbres como la importancia de recordar  los difuntos, el uso de vegetales para hacer faroles o la recogida de ofrendas, en Cataluna: La Castañada. 

Los países que se vieron influidos por el cristianismo fueron abandonando sus creencias paganas, ya que la Iglesia las reconvirtió y resignificó según les convenía (Sincretismo Religioso). Así Samhain se convirtió en el Día de Todos los Santos desde el año 890, cuando el Papa Gregorio IV aprovechó la importancia que se daba a los difuntos para convertirlo en un día del recogimiento y luto que sigue celebrandose en países como España e Italia. 

En México, por ejemplo, la mezcla surgida de sus creencias con la fiesta de Todos los Santos dio lugar a una concepción completamente distinta a la europea: el Día de los Muertos. Ellos acuden al cementerio para comer con sus muertos en su tumba, como hemos visto muchas veces en reportajes. En Estados Unidos, los inmigrantes que iban llegando al país llevaban consigo las costumbres de sus respectivos lugares de procedencia que fueron dando forma, poco a poco, a su propia versión de Halloween. Finalmente, el que más influyó fue el mundo anglosajón.

Desde finales del siglo XX y los primeros años del XXI, la fiesta estadounidense ha ganado importancia y más países han empezado a imitarla a la par de su propia celebración. En cualquier caso, y como suele pasar, Halloween no es fruto de una sola cultura, sino del mestizaje entre estas y la influencia que ejercen las unas sobre las otras. Halloween es una fiesta global. 

Como os decía en Cataluña mi madre compraba castañas asadas y aprovechaba el calor del papel (paperina) que las envolvía para calentar su semi congeladas manos, pues así eran las temperaturas en 1964, ahora en Sabadell se puede comer helado de castaña. Hoy he ido con manga corta por la calle a pleno dia. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post